Te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.

20130519

Conflicto familiar y violencia familiar: ¿dónde está la diferencia?

| |

En toda relación humana donde existe cercanía hay una alta probabilidad de conflicto: Familia, escuela, centros de estudio y otros espacios de interacción cotidiana serán espacios donde se gesta el conflicto y donde también se supera.
Fuente: http://funcionresoluciondeconflictos-majocho.bligoo.es/funcion-y-resolucion-de-conflictos

Continuamente las formas diferentes de pensar, sentir y actuar ocasionan desacuerdos que se resuelven por argumentación, negociación, tolerancia, asentimiento e influencia.
A veces la superación del conflicto es tan fácil y fluida que no se percibe que ahí ha existido un desacuerdo inicial, ni que alguien está cediendo, para que otro u otros ganen. Veamos un ejemplo:
María dice que quiere ir al cine a ver una película romántica, Juan prefiere ir a ver una película de acción y luego Rosa la hija de ambos dice que es mejor ver una película en tres dimensiones. Inmediatamente María y Juan manifiestan su acuerdo sobre la propuesta de Rosa y los tres juntos disfrutan de la elección.

La manifestación del desacuerdo puede ser un indicador de la libertad que tienen los miembros de una familia para manifestar puntos de vista diferentes. Lo contrario no siempre indica que todos coinciden mágicamente. También podría indicar la presencia de un miembro autoritario, que no tolera opiniones diferentes, como podemos apreciar en el siguiente ejemplo:  
Mañana vamos a ir a ver el estreno de “Familias geniales” dice María. A Juan y a Rosa no les interesa ver esa película, pero si lo manifiestan, María se molestará. Entonces Juan responde con un “bueno” frase que alarga en tono de resignación. ¿Por qué? ¿Acaso no te gusta? - pregunta María subiendo el tono de voz.-Tranquila, ya he dicho que iremos, responde Juan. ¿Y tú seguro que tampoco quieres, porque no te agrada nada educativo?- le increpa a Rosa, quien se apresura a responder- Mamá, si quiero ir a ver la película que has escogido. Finalmente los tres van al cine, resignados y sin conversar.

La familia es el centro por excelencia del conflicto porque sus funciones de convivencia, formación y socialización del ser humano así lo exigen. Sin embargo el problema radica cuando el conflicto se resuelve con pelea, imposición y violencia.
El conflicto es un hecho cotidiano al que todos nos enfrentamos en nuestro trabajo, en nuestras relaciones de vecindad, en nuestra familia… Se produce de muchas formas, con distinta intensidad y en todos los niveles del comportamiento. Se origina en situaciones propias de la convivencia y de las relaciones humanas, y por ello se ha afirmado que el conflicto es connatural a la vida misma. ( (Comunidad de Madrid)
Si una familia se acostumbra a resolver el conflicto por imposición o uso de la fuerza, a mediano plazo va a generar un grave daño en la psicología de sus miembros. En este caso ya no estamos ante un conflicto familiar, sino, frente a una situación de violencia familiar que limitará el desarrollo de habilidades esenciales del ser humano como la asertividad, la toma de decisión, la autoafirmación la autoestima.  
Los ejemplos antes mencionados nos indican la diferencia entre el conflicto y la violencia familiar. En el conflicto hay una igualdad entre los miembros que expresan sus puntos de vista y opciones diferentes. Cualquiera de ellos puede ganar según la manera como argumente, pero en la violencia familiar no ocurre eso. Alguien ha tomado el poder para imponer y por tanto no necesita negociar nada, porque ahí se hace su voluntad. Es entonces cuando el conflicto se convierte en violencia familiar.  
Lucía está de cumpleaños y ve un vestido ceñido con un lindo escote. Duda en comprarlo pero cree que ya puede elegir la ropa que le guste. Cuando Fátima, su madre, la ve la riñe – ¡Qué indecencia¡ no te atrevas a salir vestida de esa forma te lo advierto. Presta a imponerse Lucía dice: Cumplo 18 años y tengo derecho a elegir como me visto. Pero su madre amenaza- Lo romperé delante de todos, tú ya me conoces. Lucía, con lagrimas en los ojos, va y se cambia de vestido.
En el ejemplo anterior vemos que Lucía decide manifestar un desacuerdo, amparada en el poder de su mayoría de edad, que le da el derecho de elegir, pero su madre se impone, la amenaza con utilizar la violencia. Lucía no tiene escapatoria, su madre es capaz de cumplir la amenaza y entonces solo le queda aceptar. Seguramente ese tipo de relación autoritaria ha sido la característica de la relación de Lucía con su madre y la más seguro es que la haya afectado a nivel psicológico haciendo de Lucía una persona insegura, dependiente y tal vez con un gran rencor a su madre.
Entonces debe quedar claro que CONFLICTO FAMILIAR es diferente a VIOLENCIA FAMILIAR, aunque es frecuente que se confundan porque el primero suele ser una circunstancia que antecede al segundo. Veamos una tabla de diferencias:
Tabla : Diferencia entre conflicto y violencia familiar
Conflicto Familiar
Violencia Familiar
Desacuerdo inicial
Imposición tácita o expresa
Igualdad entre los miembros
Subordinación, sumisión
Aceptación
Contrariedad y descontento
Posibilidad abierta de ganar o perder
Siempre pierden y ganan los mismos.
Colaboración
Hostilidad
Pacífico
Violento
Necesario para el crecimiento personal
Dañino para la persona y las relaciones familiares.
 La confusión de ambos conceptos en el desarrollo de nuestras actividades laborales de atención a familia puede generar errores difíciles de subsanar. Veamos:
Juana siempre es golpeada por Luis, su esposo, el motivo principal son los desacuerdos. Relata al psicólogo, que a Luis no le gusta que ella lo contradiga, pero sin embargo siempre lo hace y por eso le pega. Juana contradice a Luis porque él suele tomar malas decisiones que afectan a la familia: Mudarse de casa, exigirle a Juana la renuncia al trabajo, tener otro hijo, prohibirle el contacto con la familia materna. El psicólogo emite su informe y concluye: Conflicto familiar requiere terapia de pareja.
El profesional que atendió a Juana no analizó adecuadamente el caso y cometió un grave error, porque etiquetó lo que ocurría en la familia de Juana como un conflicto familiar y no como violencia familiar. Lamentablemente no ha apreciado que Luis no negocia nada, sino que impone por medio de la fuerza cosas que son inherentes al libre albedrío personal. Juana no tiene escapatoria, ella sabe que cuando contradice a su esposo recibe golpes. Luis le impuso que deje el trabajo, le obligó a tener otro hijo, le ha negado el contacto con sus familiares. Todo eso es violencia familiar y no se resuelve con terapia de pareja sino con una sanción y reeducación a la persona violenta. Así como también con medidas de recuperación y protección a quien es víctima de la violencia, en este caso a Juana.
También puede darse el caso contrario. Veámoslo en este ejemplo
Fernando no quiere continuar la relación con Martha, ya no la ama, siente que se apresuraron en iniciar una convivencia. Entonces le dice a Martha que quiere terminar, pero ella llora desconsolada y no acepta. Fernando continúa a lado de Martha y espera que ella vaya procesando la decisión que él ha tomado. Ya le ha dicho tres veces para terminar pero Martha no acepta. Un día Fernando se va de la casa llevando su ropa y pertenencias. Martha sufre una crisis emocional y sus padres muy molestos denuncian a Fernando por violencia familiar de tipo psicológica.
En el caso anterior no existe violencia familiar. Fernando quiere terminar una relación de convivencia que eligió de manera libre pero Martha no. Fernando ha cedido varias veces a favor de Martha que no quiere que él la deje; sin embargo debe tomar una decisión y ejercer su libre albedrío. Ambos están en igualdad de condiciones, no ha habido violencia, es cierto que es una decisión dolorosa para ambos, pero una relación de pareja no debe ser obligada. Los padres de Martha deben comprender que la dependencia emocional de su hija es la causa directa de la crisis emocional que ella ha sufrido y no la decisión de Fernando. Martha debe aceptar la decisión de Fernando y si la supera positivamente le servirá para su crecimiento personal.
Es importante tener en cuenta que hay aspectos que corresponden al libre albedrío personal donde la decisión final le corresponde única y exclusivamente al portador de ese derecho aunque en la vida familiar o de pareja se pone a disposición del otro parte de la decisión. Ponemos de ejemplo de decisiones NO NEGOCIABLES:
Alberto cree que si su esposa se hace un aumento de busto se verá más atractiva. Lidia comparte quiere complacerlo y visita a un médico; pero ve que el procedimiento es riesgoso y finalmente decide no hacerlo.
Julio tiene una nueva oferta de trabajo y sus hijos están de acuerdo que él cambie de trabajo y gane más dinero. Julio piensa que con su actual trabajo puede mantener a su familia y asimismo estar cerca de sus hijos que ahora son adolescentes. La nueva oferta lo lleva a estar lejos mucho tiempo y por eso decide conservar su actual trabajo.
No siempre los conflictos llevan decisiones felices o satisfactorias, pueden implicar distanciamientos, pérdidas, malos entendidos, duelos, pero se diferencian de la violencia familiar porque existe un ejercicio pleno del libre albedrío.
Lima, 15 agosto 2012
 
Twitter Facebook Dribbble Tumblr Last FM Flickr Behance